miércoles, 21 de diciembre de 2011

Grooming

Grooming

Qué es el Grooming


El grooming de menores en Internet es un fenómeno que podríamos traducir como engatusamiento y que se utiliza para describir las prácticas online de ciertos adultos para ganarse la confianza de un (o una) menor fingiendo empatía, cariño, etc. con fines de satisfacción sexual (como mínimo, y casi siempre, obtener imágenes del/a menor desnudo/a o realizando actos sexuales).
Por tanto está muy relacionado con la pederastia y la pornografía infantil en Internet. De hecho el grooming es en muchas ocasiones la antesala de un abuso sexual.

Tres fases para luchar contra el Grooming


Prevención

  1. No proporcionar imágenes o informaciones comprometedoras (elemento de fuerza) a nadie ni situar las mismas accesibles a terceros. Se ha de pensar que algo sin importancia en un determinado ámbito o momento puede cobrarla en otro contexto.
  2. Evitar el robo de ese elemento de fuerza para lo cual se debe preservar la seguridad del equipo informático y la confidencialidad de las contraseñas.
  3. Mantener una actitud proactiva respecto a la privacidad lo que implica prestar atención permanente a este aspecto y, en especial, al manejo que las demás personas hacen de las imágenes e informaciones propias.

Afrontamiento

  1. No ceder al chantaje en ningún caso puesto que ello supone aumentar la posición de fuerza del chantajista dotándole de un mayor número de elementos como pueden ser nuevas imágenes o vídeos eróticos o pornográficos.
  2. Pedir ayuda. Se trata de una situación nueva y delicada que conlleva gran estrés emocional. Contar con el apoyo de una persona adulta de confianza es fundamental. Aportará serenidad y una perspectiva distinta.
  3. Evaluar la certeza de la posesión por parte del depredador de los elementos con los que se formula la amenaza y las posibilidades reales de que ésta se lleve a término así como las consecuencias para las partes. Mantener la cabeza fría es tan difícil como importante.
  4. Limitar la capacidad de acción del acosador. Puede que haya conseguido acceso al equipo o posea las claves personales. En previsión de ello:
    1. Realizar una revisión total para evitar el malware del equipo y cambiar luego las claves de acceso.
    2. Revisar y reducir las listas de contactos así como la configuración de las opciones de privacidad de las redes sociales.
    3. En ocasiones, puede ser acertado cambiar de perfil o incluso de ámbito de relación en la Red (bien sea una red social, un juego online multijugador...).

Intervención

  1. Analizar en qué ilegalidades ha incurrido el acosador y cuáles pueden ser probadas. Puede ser inviable probar que el depredador dispone de ciertas imágenes o informaciones o que las ha hecho públicas. También puede ocurrir que no se pueda demostrar que esas imágenes fueron obtenidas por la fuerza o mediante engaño o incluso que se han recibido amenazas. Por todo ello conviene saber en qué ilícitos ha incurrido o incurre el depredador porque ello habilita la vía legal.
  2. Buscar y recopilar las pruebas de la actividad delictiva: capturas de pantalla, conversaciones, mensajes... todo aquello que pueda demostrar las acciones del depredador o dar pistas sobre su paradero o modo de actuar será de gran utilidad tanto a efectos de investigación como probatorios. Se debe tener presente no vulnerar la Ley en este recorrido.
  3. Formular una denuncia. Con un adecuado análisis de la situación y elementos de prueba que ayuden a la investigación el hecho ha de ser puesto en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con independencia de que el acecho hubiera o no remitido.
Cada caso es diferente y la manera de abordarlo también. En determinadas circunstancias, incluso puede ser recomendable seguir la corriente del acosador para tratar de identificarle. En otras, la denuncia inmediata a la policía es la opción más razonable. No obstante, las anteriores son orientaciones que pueden funcionar bien en la mayoría de los casos y mientras la policía ofrece su asistencia.

Cómo evitar el ‘grooming’


Estos 10 consejos pueden evitar que su hijo sea víctima de un abuso sexual a través de Internet.



1. Involúcrese y aprenda a manejar las nuevas tecnologías. Le ayudará a saber qué hace su hijo cuando está conectado y los posibles riesgos a los que se enfrenta.

2. Enseñe a su hijo a ignorar el spam y a no abrir archivos que procedan de personas que no conozca personalmente o sean de su confianza. Explíquele que existen programas capaces de descifrar nuestras claves de acceso al correo electrónico.

3. Sitúe el ordenador de la casa en una habitación de uso común, donde pueda tenerlo controlado. Evite, en lo posible, colocarlo en el dormitorio de sus hijos.

4. No instale una web cam en el ordenador. O si lo hace, procure restringir su uso mediante una clave de seguridad que sólo usted conozca.

5. Hable con su hijo sobre qué hace cuando navega por Internet: qué páginas visita, con quién habla y sobre qué.

6. Insístale en que no debe revelar datos personales a gente que haya conocido a través de chats, Messenger, MySpace… Y pregúntele periódicamente por los contactos que va agregando a su cuenta de Messenger u otro tipo de mensajería instantánea. ¿Quiénes son? ¿Dónde los ha conocido?

7. Explíquele que nunca ha de mandar fotos ni vídeos suyos ni de sus amigos a desconocidos.

8. Háblele de los riesgos de Internet. Que sea un mundo virtual no quiere decir que no pueda acabar afectándole. Con apagar el ordenador a veces no es suficiente.

9. Si nota que su hijo se comporta de forma extraña –le nota ausente, preocupado, pasa muchas horas conectado–, puede ayudarle este libro: Técnicas de hacker para padres. Cómo controlar lo que hace tu hijo por el ordenador (Creaciones Copy¬right), de Mar Monsoriu.
10. Si cree que su hijo está siendo víctima de grooming, contacte con la asociación Protégeles (www.protegeles.com). O dirí­jase a la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía (denuncias.pornografia.infantil@policia.es; 915 82 27 53) y a la Brigada de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil (delitostelematicos@guardiacivil.org). Esa persona puede estar aco¬sando también a otros menores.
Fuente: El País.

Vídeos de Grooming


<iframe width="459" height="344" src="http://www.youtube.com/embed/jFDkS6qWn9I?fs=1" frameborder="0" allowFullScreen=""></iframe>

<iframe width="459" height="344" src="http://www.youtube.com/embed/xvBB_MqkRgA?fs=1" frameborder="0" allowFullScreen=""></iframe><iframe width="459" height="344" src="http://www.youtube.com/embed/xvBB_MqkRgA?fs=1" frameborder="0" allowFullScreen=""></iframe>



El proceso de Gooming explicado por el FBI de Estados Unidos.

El FBI diferencia dos tipos de pedófilos online: los que se contentan con coleccionar de forma anónima imágenes de pornografía infantil (compartiéndolas o no), y los que buscan el encuentro cara-a-cara con los menores (con intenciones sexuales). Estos últimos suelen crear identidades falsas, a menudo fingiendo ser también adolescentes.

La información completa aquí.

Se estima que hay más de 16.700 sitios web con imágenes de abusos a niños



Así lo asegura UNICEF en un reciente informe. El 73% de las víctimas son menores de 10 años
Con el fin de analizar los riesgos y desafíos que presenta Internet para los niños, UNICEF realizó el estudio Seguridad Infantil en Internet: retos y estrategias globales. El estudio, recientemente presentado, calcula que en todo el ciberespacio existen más de 16.700 páginas web con imágenes de abusos a niños, de los cuales el 73% son menores de diez años.
Aunque internet ofrece más oportunidades para la educación y la información que en cualquier otro momento de la historia, la red también amplía la magnitud y las amenazas potenciales que ponen en jaque a la infancia, afirma el informe elaborado por el Centro de Investigación Innocenti de UNICEF.
Seguridad infantil en Internet: retos y estrategias globales no sólo realiza un relevamiento de los potenciales peligros a los que se enfrentan hoy los niños en la sociedad de la información, sino que también incluye propuestas para protegerlos de amenazas como el ciberacoso, la exposición a imágenes de abusos, así como a otras prácticas como el grooming, en el que algunas personas se hacen pasar por niños para conseguir fotografías íntimas de otros menores.
"El rápido crecimiento del mundo digital no ha creado los delitos de abuso y explotación sexual de los niños, pero sí ha aumentado la magnitud y el alcance de los posibles daños que pueden ocasionar", afirmó el Director de la Oficina de Investigación de UNICEF, Gordon Alexander. "Tenemos que reconocer esto, y tomar la mayor cantidad posible de medidas adecuadas, respetando los derechos de los niños a explorar el nuevo entorno y todo el potencial que la tecnología ofrece".
En ese sentido, el informe hace hincapié en los enormes beneficios de internet en campos como la educación, la socialización y el entretenimiento, así como en los derechos de los niños a acceder a esas ventajas. Pero al mismo tiempo propone la ampliación de la actual legislación de protección al menor y reclama que se aceleren las penas a los delitos de ciberacoso de modo de garantizarle a los niños el pleno acceso a las ventajas de la red sin exponerse a peligros.
En esa línea, la investigación, realizada en colaboración con el Centro contra la explotación infantil y la protección online (CEOP) en Reino Unido, señala cuatro aspectos que necesitan coordinarse para crear un entorno más seguro para los niños en la red: enseñar a los niños a protegerse por sí mismos, acabar con la impunidad de quienes les acosan, reducir el acceso a material dañino y apoyar la recuperación de las víctimas.
El informe estima que son 16.700 los sitios web a nivel mundial que muestran imágenes de abusos a niños, con millones de imágenes de este tipo, enseñando a "decenas de miles" de niños. Cada vez es más baja la edad de los niños exhibidos, ya que el 73% de las víctimas tienen menos de diez años, y las imágenes son cada vez más gráficas y violentas.
Las cifras demuestran la magnitud del desafío, pero el informe es muy claro: "no es posible eliminar todos los riesgos que existen en el entorno on line. Es un espacio demasiado grande, sin gobierno, en evolución, con una industria creativa publicitaria en crecimiento como para estar siempre sujetos al tipo de controles que son necesarios para proteger completamente a los niños. Tampoco es deseable que se controle de manera excesiva, ya que destruiría la esencia de internet y sus muchos beneficios".
Fuente y foto: UNICEF
http://www.educared.org/global/noticiasdeldia/visualizacion?EDUCARED_SHARED_CONTENT_ID=17446415

viernes, 16 de diciembre de 2011

Ciberbullying

¿Qué es  Ciberbullying?

Lee con atención cómo define la organización "Pantallas Amigas" el ciberbullying :

El ciberbullying es el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. No se trata aquí el acoso o abuso de índole estrictamente sexual ni los casos en los que personas adultas intervienen.
¿Qué no es el ciberbullying?
Por tanto tiene que haber menores en ambos extremos del ataque para que se considere ciberbullying: si hay algún adulto, entonces estamos ante algún otro tipo de ciberacoso.
Tampoco se trata de adultos que engatusan a menores para encontrarse con ellos fuera de la Red o explotar sus imágenes sexuales. Aunque hay veces en que un/a menor comienza una campaña de ciberbullying que puede acabar implicando a adultos con intenciones sexuales.
¿Cuándo estamos ante un caso de ciberbullying?
Estamos ante un caso de ciberbullying cuando un o una menor atormenta, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otro/a mediante Internet, teléfonos móviles, consolas de juegos u otras tecnologías telemáticas.
Según el Estudio sobre hábitos seguros en el uso de las TIC por los menores publicado por el INTECO en Marzo de 2009 el ciberbullying se define como acoso entre iguales en el entorno TIC, e incluye actuaciones de chantaje, vejaciones e insultos de niños a otros niños..
¿Qué tiene que ver el ciberbullying con el bullying o acoso escolar?
No son tan similares como podría pensarse. En ambos se da un abuso entre iguales pero poco más tienen que ver en la mayoría de los casos. El ciberbullying atiende a otras causas, se manifiesta de formas muy diversas y sus estrategias de abordamiento y consecuencias también difieren. Sí es bastante posible que el bullying sea seguido de ciberbullying. También es posible que el ciberbullying pueda acabar también en una situación de bullying, pero desde luego esto último sí que es poco probable.
¿Por qué es especialmente grave el ciberbullying?
El anonimato, la no percepción directa e inmediata del daño causado y la adopción de roles imaginarios en la Red convierten al ciberbullying en un grave problema.
Sinónimos
Además de la adaptación del neologismo inglés (cyber-bullying) se utilizan en castellano otros términos para denominar al ciberbullying, combinando el prefijo ciber- o los adjetivos online o virtual con las palabras matonaje, matoneo o abuso, asociadas con la denominación de matones o abusones para los que efectúan el bullying. Así podemos encontrarnos con los siguientes sinónimos de ciberbullying: ciberabuso, cibermantonaje, cibermatoneo; abuso online, mantonaje online, matoneo online; abuso virtual, matonaje virtual, matoneo virtual. Además, en inglés también se utilizan e-bullying y online bullying.

Manifestaciones del ciberbullying

  • Colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones.
  • Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en un web donde se trata de votar a la persona más fea, a la menos inteligente… y cargarle de puntos o votos para que aparezca en los primeros lugares.
  • Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, en redes sociales o foros, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona determinados acontecimientos personales, demandas explícitas de contactos sexuales…
  • Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima de manera que las reacciones vayan posteriormente dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad.
  • Provocar a la víctima en servicios web que cuentan con una persona responsable de vigilar o moderar lo que allí pasa (chats, juegos online, comunidades virtuales…) para conseguir una reacción violenta que, una vez denunciada o evidenciada, le suponga la exclusión de quien realmente venía siendo la víctima.
  • Hacer circular rumores en los cuales a la víctima se le suponga un comportamiento reprochable, ofensivo o desleal, de forma que sean otros quienes, sin poner en duda lo que leen, ejerzan sus propias formas de represalia o acoso.
  • Enviar menajes amenazantes por e-mail o SMS, perseguir y acechar a la víctima en los lugares de Internet en los se relaciona de manera habitual provocándole una sensación de completo agobio.

10 Consejos básicos contra el ciberbullying


  1. No contestes a las provocaciones, ignóralas. Cuenta hasta cien y piensa en otra cosa. 
  2. Compórtate con educación en la Red. Usa la Netiqueta
  3. Si te molestan, abandona la conexión y pide ayuda. 
  4. No facilites datos personales. Te sentirás más protegido/a. 
  5. No hagas en la Red lo que no harías a la cara. 
  6. Si te acosan, guarda las pruebas. 
  7. Cuando te molesten al usar un servicio online, pide ayuda a su gestor/a. 
  8. No pienses que estás del todo seguro/a al otro lado de la pantalla. 
  9. Advierte a quien abusa de que está cometiendo un delito. 
  10. Si hay amenazas graves pide ayuda con urgencia. 
FUENTE: https://sites.google.com/site/tallerid11/riesgos-de-la-red/cibrebullying

Alternativas de correo electrónico gratuitos

En este apartado te traemos un post sobre alternativas a correos convencionales como yahoo, hotmail y gmail, creo que cada quien es libre d...